Login

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 register

PROXIMO PARTIDO

Lunes 10 Diciembre, 2018 17:00

 
J J Urquiza Acassuso
Detalles del Partido
random1.png

Acassuso: 1 - Atlanta: 0 / Así lo vieron

Así vieron los medios el triunfo ante Atlanta.

 

Ssuso te Quema

Acassuso tiene un arranque de temporada a todo ritmo y quiere pelear bien arriba. Este sábado sumó una nueva victoria, 1-0 contra Atlanta en cancha de Italiano, y se acomodó como primer escolta, a dos puntos de líder Riestra. El Quemero lo ganó con el gol de Salvatierra, de penal, y sigue invicto con tres triunfos y dos empates. 
Susso dominó la mayor parte del partido, pero su mejor versión se vio en la primera mitad. Salvatierra había tenido una que tapó Rago y otra que mandó por encima del travesaño, pero la tercera fue la vencida para el delantero, quien se hizo cargo del penal que le cometió Molina en la última jugada del primer tiempo.
El complemento se hizo más disputado y Atlanta fue con empuje a buscar el empate. La más clara la tuvo con un remate de Colombini, quien la bajó en el área y remató al lado del palo. Del otro lado, Pipino asustó nuevamente a Rago, pero el resultado no volvería a moverse.
(Diario Ole)

 

 

Muestra gratis

Acassuso ganó su tercer partido consecutivo en condición de local. Esta vez lo sufrió Atlanta, que casi no tuvo chances de gol en un encuentro que contó con el dominio del Quemero en todo momento. 
Fue una pequeña muestra. Una muestra gratis. Ssuso demostró tal cual lo que es como equipo en 90 minutos de juego que describen a la perfección las condiciones del plantel, director técnico y el estilo de juego que tendrá a lo largo del torneo. 
El Quemero es ese equipo molesto, muy molesto. Que siempre va a estar para traer problemas, sobretodo a los equipos grandes. A nadie se le va a hacer sencillo un partido ante Acassuso. A nadie. 
Con la precisión y creación de Esteban Pipino sumado al sacrificio de Damián Salvatierra y, en este caso, Ezequiel Vidal -Lautaro Schinnea no estuvo en el equipo por un duro golpe que sufrió ante Tristán Suárez-, sabe que alguna le va a quedar cuando acelera de tres cuartos hacia arriba. O más de una. Y sabe que generalmente las aprovecha. 
Ante el Bohemio así lo hizo. Salvatierra falló dos clarísimas, de esas que te hacen pensar que se te puede complicar el partido por no haber aprovechado esas situaciones. También tuvo una Vidal y otra Serrano -que estuvo en lugar de Ariel Viegas, con una molestia-. Pero sobre el final del primer tiempo llegó el penal para que el Toro defina con total frialdad. 
Atlanta, hasta ese entonces, casi ni había llegado. Y en el complemento la tónica fue similar. Fue de esos partidos que si se los mira con un ojo distraído, queda la sensación que fue un encuentro malo. Pero lo que realmente pasó es que Acassuso controló a gusto y placer los tiempos y las acciones del partido ante un equipo que tenía poca generación. La ecuación iba a ser muy simple: lo liquidaba el Quemero de contra, o moría en 1-0, que fue lo que finalmente pasó. 
El plan estaba siendo ejecutado a la perfección. Tal es así que Fito Della Picca hizo cambios casi que por compromiso: el primero fue a los 38 del segundo tiempo. 
Acassuso mostró su potencial, sus intenciones y todo lo que es. Sorprende, claro que sorprende. Es un equipo hecho casi de cero, pero que mantiene el sello del DT. El plantel se renovó casi en su totalidad, pero juega muy parecido al del torneo pasado. No es casualidad. 
La mayor sorpresa es el rápido armado sólido de la defensa. Agustín Benítez corre para todos lados, siempre está bien posicionado y es el quite fundamental. Gran descubrimiento de Fito en la cantera, que habla a las claras del gran trabajo que viene de hace mucho tiempo en las inferiores -donde hay muchos responsables y sería injusto mencionar a algunos apellidos-. Braian Brandán es otro: surgió como segundo marcador central ante las ausencias de Nicolás Gásperi y Adrián Reta. Con 19 años mostró rapidez y solidez junto a Oscar Padula Castro, otro joven para el puesto de 24 años. Esto, sumado a dos laterales -Luis Monge y Ramiro Fernández- que atacan bárbaro, pero que defienden cuando corresponde, más un mediocampo que siempre está listo para combatir y jugar. 
Esto es Acassuso. Quien quiera saber a qué juega este equipo de Fito Della Picca debe mirar este 1-0 ante Atlanta.
(Solo Ascenso)

 

 

Lo mejor: Se le ganó a un grande y la racha contra el Bohemio se alargó a cinco juegos, con cuatro triunfos y un empate. Se ganaron los tres partidos que se jugaron de local. El aspecto defensivo volvió a funcionar muy bien, casi no le crearon situaciones de riesgo. El equipo presiona desde sus delanteros y demuestra mucha solidaridad para recuperar la pelota. Los centrales sacaron todo y fueron los puntos más altos del equipo. El trabajo de Fernández volvió a sobresalir, es un tractor por su lado, cumple en la marca y suma en ataque. El Toro volvió a convertir, de penal sí, pero valieron los tres puntos.

Lo peor: Faltó puntería en la primera mitad, se crearon un par de situaciones muy claras y no fueron aprovechadas, si no aparecía el penal se terminaba injustamente en empate los cuarenta y cinco iniciales. Se enamoró a los diez del complemento del uno a cero y no se llegó más al arco visitante. No se pudo armar una contra letal para terminar el partido que estuvo abierto hasta el final.

Balance: Positivo. Da la sensación que Fito logró imponer su idea más rápido que en el torneo anterior. Es su segunda temporada, pero la mayoría de los jugadores del actuar plantel son nuevos y no se nota. Se jugaron tres partidos de local y se ganaron los tres. El equipo está invicto. Además de lo que ya mostró, aún faltan debutar varias incorporaciones que pueden aportarle algo más al equipo. Español de visita y luego dos de local, linda oportunidad para seguir sumando y mantenerse en la posición privilegiada que ya tiene o llegar a la cima de la tabla.

(Abran la cancha)

 

 

Lo pagó caro

Atlanta necesitaba volver al triunfo para dejar atrás el mal trago del partido con Riestra, pero en cancha de Sportivo Italiano no tuvo una buena tarde y cayó ante Acassuso por 1-0. En un partido anodino y con pocas emociones, un error al cierre del primer tiempo le salió demasiado caro al Bohemio. 
De movida, el equipo del Pepe Castro mostró intenciones de protagonismo, aunque en los primeros minutos no prosperó. Luego sí comenzó a ganar terreno, la posesión y la intención estaban, pero estaba impreciso. La ausencia del Negro Enrique se sintió, porque Matías Morales es más vertical y no le fue fácil entenderse con Braian Miranda. 
El ex Berazategui, además, podría haber sido expulsado a los 10 minutos, cuando, estando amonestado, se quitó la camiseta para sacarse un dispotivo rastreador. Lucas Di Bastiano lo vio, y le perdonó la vida pidiéndole que saliera de la cancha para hacerlo. El reglamento habilitaba al juez a expulsarlo por doble amarilla, pero éste aplicó el sentido común antes que la ley. 
En tanto Axel Ochoa debió salir por una molestia, y Atlanta tuvo problemas para acomodarse. La parte final del primer tiempo fue mejor para Acassuso, que tuvo una muy clara con Salvatierra, pero el delantero definió por encima del travesaño. Sin embargo, en la última del primer tiempo, Matías Molina cometió una falta en el área y el Toro cambió el penal por gol. 
Convertirle a un equipo con el sello de Fito Della Picca es difícil, pero más aún si va ganando. En el complemento, Atlanta tuvo de nuevo la inciativa, pero careció de claridad. Así, se repitió en centros que favorecían a la defensa local, y las pocas que tuvo, más de carambola que otra cosa, no las supo aprovechar. 
Ignacio Colombini remató afuera una pelota que recibió en el área, y Pedrozo controló en el área chica pero insólitamente se cayó antes de poder rematar. Intentó un golpe con la cabeza, pero se le fue abierta. Sobre el final, y a fuerza de centros, llegó la polémica de la jornada. 
Tras un centro, la pelota dio en la mano de un defensor de Acassuso, que intentaba rechazar. No hubo intención, pero el brazo estaba bastante alejado del cuerpo. Lucas Di Bastiano hizo caso omiso al reclamo de los jugadores del Bohemio y marcó el corner. 
Atlanta volvió a perder, aunque esta derrota puede preocupar más al Pepe Castro. En Villa Crespo, había hecho un buen partido, pero padeció el cansancio de jugar con 10 durante gran parte del juego. En este caso, si bien no fue ampliamente superado, no logró unir los hilos entre el medio y la delantera y tuvo muy poca creación. 
(Solo Ascenso II)

 

 

Acá mando yo

En los últimos años el Quemero se volvió una piedra en el zapato para Atlanta, que hace bastante no le puede ganar. En esta oportunidad los dirigidos por Fito Della Picca se impusieron por la mínima diferencia y lograron ganar su tercer triunfo consecutivo jugando en Italiano, cancha que poco a poco se empieza a convertir en una fortaleza. 
En el inicio del partido se puedo ver a un Atlanta con más intención de elaboración y un Acassuso más directo. El Bohemio manejaba la pelota pero sin peso ofensivo y jugando lejos del arco defendido por Kletnicki. El local sin lucir demasiado parecía ser más efectivo y a los 7 minutos avisó con un centro picante desde la derecha que casi termina en gol de Serrano. El partido era parejo y se jugaba lejos de los arcos, la visita tuvo una aproximación a los 30 con un remate de Miranda que controló sin problemas Kletnicki. El Quemero empezó a crecer en los últimos 15 del primer tiempo y eso le alcanzó para irse al descanso en ventaja. Primero lo tuvo Salvatierra a los 33, pero su remate se fue por arriba del travesaño, y un par de minutos más tarde el que probó fue Vidal y tras una serie de rebotes el que se lo perdió fue Serrano. A los 45 Di Bastiano cobró penal para Acassuso tras una clara falta sobre Vidal y Salvatierra lo cambio por gol para poner el 1 a 0 con el que terminaría la primera etapa.
En el segundo tiempo, Acassuso se aferró a la diferencia a su favor y Atlanta intentó pero con pocas luces y casi que ni le generó peligro al arco defendido por Kletnicki. El Quemero lo ganó bien, no le sobró nada pero tampoco sufrió. El Bohemio por su parte se repitió en centros y casi que no pateo al arco, tal vez en su más floja producción en lo que va del torneo. El equipo de Fito pisa fuerte en Italiano, donde los rivales no se pueden llevar puntos.
(Mundo Ascenso)

 

 

El imbatible

Acassuso, en condición de local, derrotó 1-0 a Atlanta en el estadio de Sportivo Italiano. Damián Salvatierra anotó el único tanto del cotejo a través de la pena máxima. Los de San Isidro siguen invictos en estas primeras cuatro jornadas de la Primera B Metropolitana.
La presión agresiva y la resistencia, dos virtudes que explican a la perfección, la importante victoria de Ssuso. Un equipo que cada vez se afianza más, de hecho, mantiene el invicto en estas primeras cuatro fechas. Esta vez fue Atlanta, el candidato al que le propinó otro cachetazo.
Con la movilidad de Damián Salvatierra y Ezequiel Vidal, ganándole las divididas a los laterales, en conjunto con algunas transiciones rápidas, el Quemero gestó su supremacía. En base a presión, le ocasionó algunas imprecisiones a su rival. El Toro, lo tuvo en dos oportunidades. En la primera, su cabezazo fue bien controlado por Juan Rago. En la segunda tras un error de los centrales, definió desviado, dentro del área.
El Bohemio, tuvo un escaso volumen de juego. Braian Miranda, se mostraba como eje para la construcción, pero no lograba asociarse con sus compañeros. Las claras en el visitante, fueron un remate del ex Fénix, que no había inquietado demasiado al arquero adversario y un testazo de Horacio Martínez. Sumadas a estas falencias, la escuadra de Villa Crespo sufrió la baja de Axel Ochoa por lesión. Su lugar fue ocupado por Jonathan Figueira.
En una acometida en el final del primer tiempo, lo derribaron a Vidal en el área antagónica. El Toro Salvatierra, concretó la pena máxima, los de San Isidro se iban en ventaja al descanso.
En el complemento, los comandados por Rodolfo Della Picca, cedieron el protagonismo. En base al orden y en busca del contragolpe, lograron sostener la diferencia a favor. Esteban Pipino, Maximiliano Serrano, se destacaron junto con los zagueros, en ese pasaje del cotejo.
El conjunto dirigido por el Pepe Castro, pasó a jugar con tres defensores, además con el correr de los minutos, sumó gente en la ofensiva. Sin embargo, nunca pudo encontrar los caminos. Gonzalo Pedrozo, tuvo un disparo que pasó cerca. Finalmente, Atlanta recibo su segunda derrota consecutiva.
Acassuso, ganó su tercer partido al hilo, como local. Una clara muestra, que, en el República de Italia, el Quemero es imbatible.
(Todo Ascenso)

 

 

Callado, haciendo ruido

En los torneos de nuestro fútbol, suelen encontrarse equipos molestos capaces de tornarse la piedra en el zapato para cualquiera. En la Primera B Metropolitana, desde la temporada anterior, ese equipo parece ser Acassuso ya que el Quemero ha demostrado, en el último tiempo, ser capaz de jugarle a cualquiera de los demás participantes y ponerlos en apuros.Tras una muy buena temporada pasada, donde no logró plasmarlo en el Reducido, Acassuso comenzó este torneo con dos victorias (ante Colegiales y Talleres) y dos pardas (frente a Comunicaciones y Tristán Suarez) llegándole un buen desafío en esta quinta jornada midiéndose ante Atlanta, que llegaba tras perder por primera vez pero anteriormente había obtenido tres triunfos consecutivos y quería volver a prenderse arriba.
En un partido que comenzó siendo parejo, con ambos buscando protagonismo y adueñarse de la tenencia del balón, con el correr de los minutos fueron los dueños de casa quienes lograron imponer condiciones y generar ocasiones de peligro. Damián Salvatierra lo tuvo pero su tiro salió por encima del travesaño. También Ezequiel Vidal y Maxi Serrano pero la puntería les resultaba esquiva.
Cuando parecía que los equipos marcharían a vestuarios empatados, Matías Molina cometió una infracción dentro del área obligando a Lucas Di Bastiano a sancionar tiro penal. De la ejecución se hizo cargo Salvatierra y no perdonaría, derrotando a Francisco Rago y cantando el 1-0 con el que concluía la etapa inicial.
En la etapa complementaria, Atlanta, por obligación del resultado, tomó una actitud más ofensiva pero le costaba doblegar a la férrea defensa impuesta por los de Della Picca y generarle algún disturbio a Carlos Kletnicki. El tiempo fue agotándose, Acassuso casi no generó en el área contraria pero tampoco le generaron mucho para quedarse con el duelo por la mínima.
(Vermouth Deportivo)

 

 

Nueva derrota de un Atlanta que tuvo poca reacción

Ante la falta de Fernando Enrique, el Pepe Castro optó por Matías Morales en su reemplazo, manteniendo el resto del equipo de las primeras cuatro fechas. Acassuso opuso a eso también un 4-3-1-2 claro, con el buen juego de su enganche Pipino, y la peligrosidad de sus dos delanteros. Pareció que Atlanta empezaba mejor cuando Miranda se coló por derecha y envió un centro que Colitto quiso tomar de volea, pero lo anticiparon. Pero poco a poco Acassuso se fue asentando como el que mejor hacía las cosas. En 6’, en un tiro libre, Serrano quedó franco para definir pero la pelota rebotó providencialmente en un defensor bohemio. Y muy rápidamente Ochoa sufrió una lesión que obligó al ingreso de Figueira en su lugar.

Atlanta no encontraba el camino de ataque. Miranda monopolizaba la pelota, pero sus pases terminaban mal. Las subidas de Molina terminaban siendo las opciones más claras, pero Morales y Colitto en los costados no generaban volumen de juego. En 15’ Salvatierra peinó una pelota que venía de lejos. Rago estuvo atento y contuvo. Poco a poco el juego se fue emparejando. En 20’ Miranda probó de afuera, y contuvo Kletnicki. En 25’ Pedrozo recibió bien por el medio, pero lo apuraron y remató desviado.

La defensa bohemia empezó a tener algunas dudas, como no había ocurrido hasta ahora. En 33’ falló Cherro, y Salvatierra quedó de cara a Rago, pero remató desviado. En 35’ una serie de rebotes volvieron a traer zozobra a la defensa bohemia, pero Serrano la terminó tirando alta. La leve superioridad de Acassuso en la etapa parecía quedar sin premio, pero en 44’ Molina cometió un ingenuo penal a Vidal, y Salvatierra rematando a la derecha de Rago decretó el único gol del partido. Hubo tiempo como para que Rago intentara eludir fuera de su área, lo que casi termina mal. Pero la etapa terminó con el 1-0 a favor del local.

Para la segunda etapa, Castro decidió jugar con línea de 3. Figueira pasó a desempeñarse como volante por izquierda, y Colitto se cerró junto a Miranda, para hacer una especie 3-2-2-2. Atlanta siguió sin encontrar el camino, pero Della Picca hizo replegar a su equipo y entregar la pelota, a la espera de algún contragolpe. En 12’ Pedrozo probó de afuera, desviado. Poco después Colombini ingresaba por Martínez, y luego Mazzanti por Miranda. Justamente Colombini en 18’ tuvo una buena oportunidad, pero remató desviado.

La defensa de Atlanta se asentó, y empezó a crecer la figura de Previtali. Pero los encargados de generar juego fallaron. La más clara para Atlanta ocurrió a los 26’ cuando Mazzanti envió un centro pasado que encontró a Pedrozo solo, pero el delantero se cayó y solo pudo cabecear desviado. También Figueira en 32’ recibió un buen centro, que remató desviado. Acassuso se dedicó a manejar los tiempos como lo sabe hacer Della Picca, y Atlanta no encontraba el camino.

En 45’ en una carga de Tecilla, todos los jugadores de Atlanta pidieron una mano. En la cancha no se pudo ver, pero por TV apareció como clara. El árbitro no la sancionó. Y así llegó el final, festejado por los pocos hinchas de Acassuso presentes, y sufrido por los bohemios que ven cómo Atlanta pierde crédito luego de los tres valiosos triunfos del principio, y la controvertida derrota del martes pasado. Sin duda, Atlanta tuvo su peor partido del campeonato, aunque la levantada del final lo deja parado no tan mal. La vuelta de Enrique parece ser un factor importante a esperar. Habrá que ver cómo reacciona el bohemio en los próximos partidos.

(Club Atlanta – Sitio oficial)

 

 

 

NICOLAS SKOCIR / ACASSUSO PRENSA

 

 

Noticias Relacionadas




 

Club Acassuso @ 2015 | Desarrollado por eQuisDesign.com.ar